La importancia de una dirección fiscal para una empresa en el Reino Unido es significativa, ya que es un componente fundamental para su estructura legal.

No solo ha de ser una ubicación física para recibir el correo correspondiente o llevar trámites administrativos, si no que también está relacionada con la jurisdicción fiscal de la empresa y el cumplimiento de la normativa legal del Reino Unido.

Importancia de una dirección fiscal

Definición de dirección fiscal

El domicilio o dirección fiscal es el lugar en el que se está establecido como persona física o jurídica y desde el cual se tiene que hacer frente a las obligaciones fiscales con Hacienda, es decir, se trata del lugar en el que se desarrolla la actividad económica.

Es importante contar con un domicilio fiscal porque el HMRC y/o el Companies House deben tener como referencia una dirección para poder mandar cualquier notificación (ya sea buena o mala).

Dónde debe registrar una empresa en el Reino Unido su dirección fiscal

Se debe registrar la empresa en Companies House, el registro mercantil de Reino Unido, con el fin de hacer efectivo el registro de la empresa. Para ello, hay que presentar una serie de documentos con el fin de oficializarlo:

  • El formulario de aplicación IN01 (Registration of an overseas company following a UK establishment) y el pago de las correspondientes tasas. En dicho formulario figurarán el nombre de la empresa, la dirección del domicilio social, los detalles de los directores y accionistas y los estatutos de la empresa.
  • Una constancia de registro (Memorandum of association) en la cual se confirmará la incorporación de la empresa y aparecerán las firmas de todos los accionistas.
  • Los estatutos (Articles of association) que se hayan establecido en el momento de la incorporación con todas las reglas sobre el funcionamiento de la empresa.
Importancia de la dirección fiscal

Inconvenientes para una empresa en el Reino Unido si no tiene una dirección fiscal

Tener un domicilio fiscal en el Reino Unido, no solo permitirá al gobierno notificar al empresario cualquier acción fiscal relacionada con la empresa, sino para este se pueda asegurar de que la empresa se atiene a las regulaciones y leyes del Reino Unido.

Si una empresa no tiene un domicilio fiscal en el Reino Unido, lo más seguro es que esta se deba enfrentar a multas y sanciones por no cumplir con las regulaciones fiscales que le corresponden.

Ventajas de que una empresa en el Reino Unido tenga una dirección fiscal

Ahora bien, no todo está relacionado con las obligaciones tributarios. Si la empresa está bajo el régimen fiscal del Reino Unido, esta podrá beneficiarse de ayudas e incentivos para que la actividad empresarial se pueda desarrollar de forma satisfactoria.

Además, mejora la imagen de la empresa, ya que los clientes y proveedores verán que la empresa está ubicada en el Reino Unido. Así pues, la empresa creará una imagen de confianza y credibilidad.

A nivel comercial, al contar con un domicilio fiscal, las empresas podrán crear alianzas comerciales con otras empresas de una forma más sencilla y fácil gracias a la imagen de confianza que transmite la economía del Reino Unido.

Datos importantes sobre el domicilio fiscal en el Reino Unido

Sin lugar a dudas, lo primero a tener en cuenta a la hora de abrir una empresa en un país extranjero es conocer bien la cultura y las leyes del país en el que se vaya a registrar la empresa.

A pesar de haber pertenecido a la Unión Europea, el Reino Unido siempre ha optado por tener unas costumbres fiscales propias. Prueba de ello es el desarrollo de su ejercicio fiscal. En los países de la Unión Europea comienza el 1 de enero y finaliza el 31 de diciembre, mientras que en el Reino Unido el ejercicio fiscal va desde el 6 de abril hasta el 5 de abril del año siguiente.

Este último dato es significativo, puesto que evitará llevarse una sorpresa el día de mañana. Esta diferencia en cuanto al calendario fiscal podrá provocar discordancias en lo que se refiere a la residencia fiscal, en especial, a aquellas personas con doble o ausencia de residencia fiscal.

En resumen, es de vital importancia que todas empresas cuenten con una dirección fiscal en el Reino Unido. De este modo, será más sencillo operar de manera legal, eficiente y exitosa en el país.